Innovar. Comprender. Cambiar

Hace un buen tiempo ya que los docentes venimos escuchando hablar de "nuevos-lo-que-sea" para educación.
Nuevos currículos, nuevos contenidos, nuevos métodos, nuevos estilos cognitivos, nuevas tecnologías, nuevos lenguajes, nuevos paradigmas...

La institución probablemente más resistente al cambio dentro de nuestra sociedad, nos inunda los oídos con palabras y frases que hablan de la innovación pedagógica.
Parece que la innovación se impone en las instancias de "perfeccionamiento" docente, pero sigue siendo la gran ausente de otros dos escenarios no menos importantes:
  • el aula, el patio, el espacio de los alumnos (destinatarios naturales y últimos de los esfuerzos educativos) y
  • el instituto de formación docente
Lo que vemos es una reiteración de viejas discusiones: "dar" tal contenido o "no darlo", separar Historia de Geografía o no, poner amonestaciones o redactar el código de convivencia...
Refritos de situaciones ya vividas.

La innovación (entendida como una predisposición, no como un estado final) en el ámbito de la educación supone algunas transmutaciones altamente revulsivas.
Por ejemplo: según Javier Martinez Aldanondo, innovar sería básicamente:


  • Dudar de todo
  • Pensar absurdamente
  • Romper las reglas y adentrarse en lo desconocido
  • NO dar nada por sentado, no conformarse
  • Ser descabellado y ser curioso
  • Hacerse muchas preguntas (aunque no tengan sentido)
Nos preguntamos tanto como lo hace este especialista en TIC, si será posible entonces generar en los profesorados espacios donde la innovación tenga cabida.

Inhibidores de la innovacionEl que pregunta demasiado, es tenido por tonto o por ignorante en el Nivel Superior. El que piensa absurdamente, por inmaduro. El que rompe las reglas, por inadaptado...

Parece que el sistema educativo formal funciona más bien como un buen freno inhibitorio para la innovación, que como un estímulo para obtenerla...

Ahora bien:

Tal vez mirando la innovación dentro de la formación de los docentes como un proceso que evite la repetición mecánica, que conscientemente se proponga la formación de maestros y profesores comprometidos en la comprensión más que en la revulsión en sí misma, es que estaremos aproximándonos mejor al tan mentado cambio. Es de este modo como lo explicaba ante Clarín Paula Pogré (citada en el post anterior)
¿Quizás se trate de seguir buscando el modo?


Para cerrar este post, les dejamos un cuento breve de Alejandro Jodorowsky, titulado: "Ideal loco"

Un arquero quiso cazar a la luna.

Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro.
Los vecinos comenzaron a burlarse de él.
Inmutable, siguió lanzando sus flechas.

Nunca cazó la luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo.

4 Comments:

  1. Gabriela Monzón said...
    Pato y Vera:
    Qué alegría hallar un comentario de ustedes en el blog español "La mirada pedagógica" ... y así llegar hasta el blog de ustedes... ¡de mis pagos argentinos!
    Soy Gabriela Monzón, de Paraná, Entre Ríos, profe de Lengua (en EGB 3, Polimodal y Profesorado)recientemente embarcada en esto de ser una blogfesora.
    Coincido totalmente con este post... me pregunto las mismas cosas...
    Agregaré como link su dirección en mi pequeño emprendimiento, visítenme:
    www.piezasdeaocho.blogspot.com
    Un abrazo
    Gabriela Monzón
    VeRa said...
    Hola Gabriela
    Gracias por la visita y por tu opinión.
    Te esperamos de regreso.
    EL profe troglodita said...
    No siempre innovación es sinónimo de "solución".

    Miren que a veces los más innovadores son los mpas reaccionarios, en cuanto cambian de "lugar"

    Es mi opinión.
    Anónimo said...
    la profe progre
    inivar siempre es una buena excusa para estar probando cosas nuevas
    hay que probar, hay que buscar nuevos horizontes, sino todo todo todo se vuelve aburrido

Post a Comment




 

Plantilla de GeckoandFly modificado para Blogger Beta por Blogcrowds y VeRa.
No modificar sin autorización.